El «Churri», uno de nuestros queridos auxiliares

29/05/23

Su perspectiva en los 30 años que lleva en el Cordillera

Su perspectiva en los 30 años que lleva en el Cordillera

El «Churri», uno de nuestros queridos auxiliares

29/05/23

Su perspectiva en los 30 años que lleva en el Cordillera

 

 

 

 

Se llama Enrique Jofré, pero es el “Churri” para muchos y lleva gran parte de su vida en el Colegio Cordillera.

El cariño y admiración que sentimos los Leones por él, es un cariño que revela ser mutuo, lo que nos llevó a sentarnos a conversar con este gran personaje de nuestra vida escolar.

 

1. ¿Enrique, porqué te dicen “Churri”? ¿Tienes recuerdos de quién te puso ese sobrenombre?

Yo llegué el año 1993 al Colegio, y ya al año siguiente me decían “Churri” los niños. Yo creo que es porque, cuando yo vivía en el campo, allá me decían “Turrique” (por Enrique). Creo que les tengo que haber contado eso a alguno de los niños, y de “Turri”, pasó a “Churri”. Y ahí nunca más me dijeron Enrique. Incluso hay mamás me han preguntado, “¿Oiga, porqué a usted le dicen el “Churri”?” ¡Y yo no lo tengo tan claro!

Quienes me pusieron así tienen que haber sido las primeras generaciones, las del 93, 94 o 95.

 

 

2. ¿Hace cuánto tiempo estás en el Colegio? ¿Cómo llegaste a trabajar para acá?

Yo llegué el año 1993 al Colegio. Este año cumplo 30 años en el Cordillera.

El año 1985 trabajé en Seduc, cuando las oficinas estaban en Providencia. Llegué por mi hermano que se iba, y tenía que reemplazarlo. Ahí estaban el señor Nicolás Hurtado y don José Correa, que me recibieron y trataron muy bien. Estuve 6 años en Seduc.

De ahí me fui a trabajar a “Puratos de Chile”, una empresa de levaduras y pan. Al salirme de Puratos, me fui al campo por unos meses.

En eso, hablé con Rafael (Jorquera), quien era amigo mío, y hasta fue mi padrino de casamiento, ya que habíamos trabajado juntos en Seduc. Él estaba de administrador del Colegio y don José era el director. Ellos me trajeron para acá.

   

 

3. ¿Qué anécdotas nos puedes contar de todos estos años?

Cuando llegué hice unos cursos de enfermería, y ahí empezaban las tallas “¡Churri, date una aspirina!”, porque venían a capear clases, a sentarse y a conversar conmigo.

También jugábamos harto a la pelota en los recreos, y nos escondíamos cuando estaba don Salvador.

   

 

4. Has visto pasar muchas generaciones de alumnos, ¿qué sientes cuando ellos vuelven al Colegio o se encuentran contigo?

El trato con los exalumnos siempre ha sido espectacular. Soy malo para los nombres, pero no para las caras o algunos apellidos. Aunque me acuerdo harto de la generación del 96, por ejemplo, el Miki (que ahora es papá de acá), Tagle también.

Me emociona ver a los exalumnos llegar como papás al Colegio, me dicen “¡Churri, estay más joven que yo!”, es la buena vida, les digo.

El cariño de los chiquillos es impresionante, nunca ha cambiado.

Lamentablemente no pude estar en la celebración del año pasado, porque estaba con licencia. Pero en la celebración del 2018, fue muy emocionante porque estaba don Gonzalo Celis me dijo “como te conocen tanto, y te quieren mucho” me citó para la portería para que los recibiera y estuviera en la puerta. Fue impresionante verlos, sentir todo el cariño y lo pasamos súper con los chiquillos.

 

5. ¿Cómo has sentido que han cambiado los alumnos en el tiempo? ¿Cómo eran esos alumnos de tus primeros años, respecto de los de ahora?

Con los más antiguos viví otra experiencia en el Colegio, había para mí otro ambiente.  El Colegio era más chico y todos se conocían, todos se saludaban.

A mí, en esa época, me tocaba relacionarme mucho con ellos, los conocíamos a todos, por eso siento que hay más cercanía con las primeras generaciones. Además, cuando estaba en la enfermería, siento que compartía más con los alumnos de esa época.

Con los de antes jugábamos mucho fútbol. Además, yo me encargué, desde que se fue Lucho Mendoza hasta el comienzo de la pandemia, de la cancha todos los sábados y ahí también venían muchos exalumnos a jugar y compartía mucho con ellos.

Ahora igual veo a los niños en las salas cuando se hace aseo, pero yo ahora estoy a cargo de toda la parte de la Administración, principalmente, entonces no me toca interactuar tanto con los alumnos. Eso sí, el buen trato y el cariño nunca se ha perdido.

Los alumnos todos, y eso ha sido siempre, saludan con mucho cariño y respeto. Es muy raro un alumno del Cordillera que no nos saluden.

 

6. ¿Qué ha significado el Colegio Cordillera para ti?

Yo le diría “TODO”. Porque yo trabajé en otros lados, pero trabajar acá para mí es un orgullo. Y lo sigue siendo.

Yo le doy gracias al Colegio, por estar acá, por todos los años, en los que me han ayudado y he sacado adelante a una familia maravillosa. Llevo 34 años casado y tengo dos hijos maravillosos también con carreras profesionales (Una es abogado y el otro es Ingeniero en Informática, ambos trabajando actualmente).

 

El Colegio ha sido una parte importante de mi vida, me dio estabilidad, yo aprendí mucho acá.

He estado la gran parte de mi vida acá. Y espero estar hasta cuando uno dure.

Desde que llegué al Cordillera siempre me sentí muy acogido. Y me llena de orgullo el sentir el cariño de los alumnos y apoderados, el que se nota demasiado. También siempre he tenido muy buena relación con las personas del Consejo de Dirección, con quienes hay cercanía, ningún problema para hablar con ellos, o pedir permisos.

Ha sido mucho el cariño que yo he sentido de los exalumnos y no se han olvidado de eso tampoco.  Se que puedo contar con el apoyo de los chiquillos. Aunque no me gusta molestar.

A todos los exalumnos los quiero bastante, para mí lo mejor que me ha pasado en la vida es de ver como una familia en ellos. Se han portado como una familia conmigo. Fue una bendición llegar al Colegio a trabajar y haber tenido la relación que tengo con todos, con los que vuelven como papás, todos me saludan con mucho cariño. Estoy contento y me levanto feliz cada día y venir a trabajar. Con alegría, tratando de aportar lo que se pueda.

Ha sido enriquecedor la vida que he tenido. Cuando ya no los tenga, creo que los echaría mucho de menos.

 

El Churri también nos manda un saludo a todos los Leones!

Más Noticias

Más Noticias
Del CAC al Servicio Público

Del CAC al Servicio Público

Según su biografía en la Biblioteca del Congreso...

Ver más >>
Francisco Ríos, León de la generación 1993

Francisco Ríos, León de la generación 1993

"Nosotros somos la primera panadería solidaria de...

Ver más >>
Manuel Jiménez, gen. 2008, Fundador y CEO de Webdox

Manuel Jiménez, gen. 2008, Fundador y CEO de Webdox

        Manuel Jim...

Ver más >>
Tomás Mujica Camus (Gen. 1999)

Tomás Mujica Camus (Gen. 1999)

  Tomás Mujica Camus, León de la generac...

Ver más >>